Maduras

Todos hemos tenido una profesora en el instituto que si bien era fea, después tenía un buen cuerpo y que todos la conocían en el centro por eso mismo. El caso de esta profesora es de lo más típicos que vamos a poder ver, una rubia tetona con unas gafas y una cara un poco rara, pero que en cuanto se quita las bragas y se quita la parte de arriba deja embaucados a todos los hombres que se precian, sobre todo a los chavales de la universidad que se la consiguen follar cuando está más caliente de lo normal. Desde luego que el chaval que ha tenido la suerte de metérsela no se lo ha pensado dos veces y ha querido que su profesora disfrutara de esa polla, como cuando el saque buenas notas.