Pues la cosa es la siguiente, chicos, no hay nada como tener sexo con una madre a la que le gusta pasearse en tanga por la casa, a la que le gusta ir provocando a todo el que pase por allí, y creo que eso resulta más que obvio cuando vemos a la susodicha paseándose semidesnuda por su hogar. Está claro que todo el que viva en la casa, especialmente si un hombre, que creo que no podría aguantarlo, que viviría todo el día con la polla empalmada, y más teniendo en cuenta semejante culazo. Es más, creo que quien se la ha follado ha sido su propio hijo, que le ha echado ese tanguita hacia un lado y la obsequiado con una buena penetración vaginal. Ha sido espectacular ver las imágenes, desde luego.