Maduras

Esta tita no quería al principio ponerse a follar con su sobrino, pero después se ha puesto tan cachonda cuando le ha metido mano que no ha hecho otra cosa que decirle que sí al chaval, que se iba a dejar follar el coño sin parar por su gran polla, que ha sido, en verdad, lo que la ha convencido. No lo vamos a negar: a cualquier mujer que esté un poco caliente le va a gustar un hombre con una buena polla gorda, se va a volver loca y va a tener que luchar mucho contra su mente para decirle que no y negarse a follar. No es lo que ha pasado, claro está, pues al final ha habido un incesto entre la tía y el sobrino cachondo al que le gustan las maduras.