Jovencitas

Alina West ha descubierto en esta escena lo ricas que están las pollas negras y lo muy bien que follan, es increíble verla agachada mientras se está comiendo el rabo como si fuera su comida favorita. Pero hay que destacar otra cosa, y es que después de haber chupado, el sexo que ha practicado ha sido sexo anal. Quién se iba a imaginar que por su culo cupiera semejante polla negra. Al principio da un poco la sensación de que se va a romper, pero nada más lejos de la realidad: tiene un culo por el que cabría cualquier polla sin pestañear. Al final las que parecen así más modositas, resulta que son una máquina en el sexo y chupan todo lo que tengan que chupar y meterse, les da exactamente igual.