Lesbianas 13.407 Visitas

Luisa está estresada por el trabajo que tiene (no lleva bien eso de estar todo el día en tensión). Ha decidido acudir a una masajista para tratar de relajarse. Lo que no esperaba era pillar un dos por uno, y es que desde un primer momento sintieron atracción sexual mutua. El resultado final después del masaje fue una brutal follada sobre la camilla.