Amateur 24.375 Visitas

A esta preciosa jovencita negra le encanta poner cachondo a su novio. Un día, coge la cámara de su padre y se hace fotos provocativas. Se  abre de piernas delante del espejo y se echa fotos al coñito, para que le entre hambre a su novio. De repente, entra su hermanastro en la habitación y le pilla, así que se ofrece para hacerle las fotos y ella acepta. Le hace unas cuantas fotos a su culito y parece que la cosa se pone caliente.

La chica se sube a la cama con su hermanastro y empieza a frotarle la polla por encima del pantalón, notando toda la erección entre sus manos. Se la saca y empieza a chuparla con ganas, metiéndosela toda en la boquita, empapándola con su saliva mientras pone carita de viciosa. Su hermanastro la tira sobre la cama, aparta su tanga y la folla duro, metiéndole dentro toda su polla y haciendo que la jovencita grite de placer. La pone a cuatro patas y le da unos buenos azotes hasta correrse por todo el cuerpo de su hermanastra pequeña.