Maduras 18.363 Visitas
0:00
4:21

Tengo un amigo al que envidio porque tiene una madre que está demasiado buena, que me pone cachondo de la manera más brutal que uno se pueda imaginar. La viciosa, con sus tetas naturales, consigue hacer que me quede mirando como si fuera un baboso. La cuestión es que no me puedo resistir y mi amigo ya me ha llamado la atención un par de veces al quedarme mirando como un completo tonto, pero es que no puedo hacer nada por evitarlo. Un día estábamos en la piscina y empezó a quitarse ropa sin importarle nada. Supongo que lo haría porque quería tomar el sol y estar bronceada. Lo que más me sorprendió fue por ese agujero del culo bien abierto que tenía, al cual me gustaría hartarme de dar lengüentazos hasta dejárselo más abierto y limpio que lo normal. Para tener ya más de 30 años, puedo decir que está jodidamente buena.