Chochos 33.954 Visitas
0:00
4:21

Esta chica es toda una Diosa la verdad y a mí personalmente me encantaría encontrármela si yo fuera masajista y tuviera que trabajar con semejante cuerpo. Aunque claro, cuando uno tiene un trabajo de este tipo nunca espera ser correspondido sexualmente, aunque desde ya os digo que todo puede pasar. Pero parece ser que en esta ocasión los dioses han puesto de su parte y han concedido a este pobre masajista poder deleitarse con el coño infalible de esta morena. Primero ha empezado con los tocamientos típicos, pasar la mano por los muslos, cerca del coño, cosas de ese tipo, hasta que después ha ido a más y ha empezado a meterle un par de dedos por el coño hasta que la chica ha abierto los ojos como platos, casi los ha puesto en blanco y ha empezado a gozar como una condenada. Después ha venido la penetración y es ahí cuando ha empezado a gritar como una guarra y casi se desvive de placer.