Asiáticas 47.785 Visitas

A esta asiática le encanta experimentar con su cuerpo. Sobre todo le gusta meterse cosas por todos los agujeros de su cuerpo. Le encanta meterse cosas en la boca, en su pequeño coñito peludo y también en su culo. Coge unos palillos chinos y con ellos aprieta su clitoris, poniéndose muy cachonda ella sola. Se abre de piernas en el sofá, se quita toda la ropa, coge su juguete preferido y se lo mete en el culito. Su juguete preferido es un enorme dildo rosa de silicona y lo usa para metérselo en el culo, después de mojarlo bien en su boquita.

Cuando llega el tío, se la encuentra con el culo muy abierto y todo húmedo y eso le pone muy cachondo. Se saca la polla del pantalón y se masturba mientras observa cómo la asiática disfruta ella solita. La chica se pone de rodillas y se arrastra hasta su polla. Le mira fijamente a los ojos, agarra su polla y se la mete toda en la boca, chupándola entera, metiéndosela hasta la garganta, hasta que le dan arcadas y ya no puede respirar. Baja hasta sus huevos y los succiona con fuerza, llenándolos de babas. En ese momento el tío se pone tan cachondo que la tira sobre la cama y le folla el culo despiadadamente, destrozándolo entero con su polla gorda. La pone a cuatro patas y la folla tan duramente que no aguanta más y se corre por todo su coño, llenándolo entero de leche, pero la asiática no se queda satisfecha, ella pide más y más.