Redtube
0:00
4:21

Tengo una hermana tremenda pelirroja, de esas chicas que enamoran nada más mirarte, que hacen que te quedes más que flipado viéndole simplemente la cara. A mí la realidad es que me ha encantado la paja tan tremenda que me ha hecho. Para los que les extrañe dicho comportamiento: entre nosotros dos hay confianza y nos podemos todo lo que se nos antoje, ¡ella me complace sexualmente con solo pedírselo! Hace unas masturbaciones increíbles, creo que nadie hasta la fecha ha probado nada igual, por dejarlo claro. Es de las chicas que casi siempre suele llevar la típica cara de enfadada, pero que es solo apariencia, a ella le encanta recibir pollas duras en su boca y en sus manos. Mientras me hacía la pajilla he tenido que controlarme para no correrme antes de tiempo, pero casi no lo consigo y la lleno de semen antes de tiempo.